Calle Gobelas nº 17, 28023, Madrid
+34 91 151 71 00

Eficiencia energética en Naves Industriales

Eficiencia energética en naves industriales

La eficiencia energética en naves industriales es un factor clave a la hora de reducir costes industriales.  Además un edificio eficiente no solo ahorra dinero, sino que también es respetuoso con el medioambiente.

En este artículo te mostraremos a través de diferentes formas cómo conseguir mejorar la eficiencia energética en naves industriales.

Mejorar el aislamiento de la nave industrial

El primer paso es conseguir que los trabajadores de la nave no pasen ni frío ni calor sin necesidad de máquinas. Esto es una tarea complicada pero no inalcanzable, ya que con diferentes materiales aislantes en la estructura de la nave, podemos llegar a conseguirlo.

La estructura de una nave industrial favorece que aumente mucho el calor en verano y que el frío se note más  en invierno. En muchas ocasiones esto se debe a que las cubiertas de chapa de la nave no tienen ningún material de aislamiento. Por ellos os dejamos aquí una lista de materiales aislantes a tener en cuenta para conseguir la eficiencia energética en naves industriales:

    • Poliestireno extruido: Se trata de un material aislante de gran durabilidad, resistente al agua que permite soportar grandes cargas. Es un material que se puede utilizar en cubiertas, en tabiques, en muros o como aislamientos de techos y suelos.
    • Lana de vidrio: Un material idóneo para los falsos techos, cubiertas, fachadas, tabique, suelos, etc. Es uno de los materiales más utilizados en España debido a su gran resistencia a la humedad. Además de proporcionar un alto nivel de aislamiento acústico, ignífugo y térmico
    • Lana de roca: Es un material que ofrece una fuerte permeabilidad al vapor de agua y es un gran aislante acústico. Muy fácil y rápido de instalar, además de ser respetuoso con el medio ambiente.

Sistemas de aislamiento térmico de fachadas en naves industriales

Otra de las razones por las que la Nave industrial puede que no tenga el nivel óptimo de frío o calor se deba al sistema de aislamiento térmico.

Existen diferentes opciones, ya sea para la rehabilitación de la nave o de nueva construcción.

  1. El sistema SATE: Además de dar un aspecto nuevo a la fachada de la nave, es uno de los sistemas de aislamiento térmico más sencillos y rápidos de instalar. Sus ventajas más destacadas son el bajo mantenimiento que suponen y su colosal capacidad de aislamiento térmico y acústico.
  2. Sistema de fachada ventilada: Supone un coste mayor que el anterior sistema, ya que se trata de un sistema algo más complejo. Primero se instala un aislamiento rígido o semirígido y luego se enluce con un revestimiento exterior, normalmente de lanas minerales o composite.
  3. Sistema de aislamiento de fachadas por inyección: Se inyecta poliuretano o lana mineral en la cámara de aire que hay entre las paredes de la nave. Es un sistema más económico y que aporta rigidez al conjunto de la fachada de la nave.

Muchas veces en los procesos industriales se generan residuos como el agua o mucho aire caliente. Esos residuos, fácilmente convertibles en energía útil, se desaprovechan. Por medio de intercambiadores de calor, utilizaremos esos “residuos” para mejorar la climatización del edificio.

Iluminación

La iluminación en las naves industriales, otro de los elemento clave dónde optimizar el uso de la energía.

Evidentemente aprovechar las horas de luz natural sería lo ideal, pero en muchos casos no es posible, por ello veamos cómo ahorrar con la luz artificial.

La instalación de luces de bajo consumo es esencial. Dependiendo del presupuesto del que se disponga podrás decantarte por unos u otros, pero las principales lámparas de bajo consumo son: Fluorescentes, de incandescencia, de descarga y LED.

Las lámparas LED son las que mayor ahorro energético consiguen y tienen las mejores características. Por ello son las de mayor precio en la gama de luces de bajo consumo.

Related Posts

Leave a reply